Esta es una pregunta que, si estás empezando en este mundo, seguramente te harás tarde o temprano.

De hecho, en los primeros vuelos es muy habitual que el dron se caiga o sufra algún golpe y las hélices se salgan o incluso se rompan. Muchas veces, estas hélices ya van nombradas en las aspas y es muy fácil saber dónde va cada una. Si no, normalmente será suficiente con consultar el manual que venga con tu dron.

Pero… ¿y si por algún motivo no tienes esta información a mano? En este artículo te contamos de forma breve y sencilla cómo colocar las hélices de tu dron.

¿Cómo saber que las hélices están mal puestas?

Puede que hayas hecho un primer intento y no te haya salido bien. Pero ¿cómo saber si las hélices están mal puestas? Fácil. En primer lugar, tenemos el caso en el que el dron no despega ni hace nada. Si no hay ningún otro problema que lo provoque, lo más probable es que las hélices no estén bien puestas.

También puede suceder que el dron se desplace hacia delante o hacia atrás o se incline por alguno de los lados, pero sin llegar a despegar del todo. También en este caso te recomendamos que revises las hélices teniendo en cuenta lo que te vamos a explicar a continuación.

¿Cómo colocar las hélices de un dron?

Ahora que sabes que las hélices estaban mal puestas, ¡empecemos de cero! Lo primero que has de hacer es imaginarte tu dron con cuatro motores en forma de X. Dentro de esta X, tenemos dos tipos de hélice y las que van en cada línea son iguales. Así, la hélice de la parte delantera derecha es igual que la de la parte trasera izquierda y la de la parte delantera izquierda, igual que la de la parte trasera derecha.

Ahora pongamos que no tienes ninguna hélice puesta y, por lo tanto, no hay donde comparar. En ese caso, debes fijarte en la caída o inclinación de las aspas y ver hacia donde van fijándote en los laterales del dron, con la aeronave siempre orientada hacia delante. En estos laterales, las cuatro hélices deben caer hacia dentro.

Como ves, cambiar las hélices de tu dispositivo no es excesivamente difícil. Sin embargo, sobre todo al principio, debes acostumbrarte a su funcionamiento y a este tipo de tareas de mantenimiento.

Ahora ya sabes colocar las hélices de un dron, pero… ¡hay mucho más que aprender! ¿Te animas a seguir con alguno de nuestros cursos?