Volar un dron en nieve puede ser una experiencia realmente impresionante. Sin embargo, hay muchos aspectos que deberás tener en cuenta para hacerlo sin riesgos. Hoy, te contamos lo que necesitas saber para disfrutar con tu dron en un día de invierno.

 

La visibilidad, clave para volar un dron en nieve

Muy importante: puedes volar tu dron en nieve, pero no te recomendamos hacerlo en el momento en el que está nevando. Lo mejor es que escojas un día con buena visibilidad: así volarás tu dron sin peligro y podrás disfrutar de buenas vistas.

Por otro lado, si tu dron es blanco o gris claro, es muy fácil que se confunda con el entorno. Si es el caso, lo que puedes hacer es añadir algún distintivo en un tono llamativo, como el rojo. Incluso puedes pintarlo si lo prefieres.

 

Cuidado con la respuesta de las baterías

Lo primero que deberías saber es que, si la batería está demasiado fría, puede que el dron no arranque. Por eso, siempre tienes que guardarla en un bolsillo o en algún lugar donde esté resguardada hasta que vayas a empezar a volar.

Por otro lado, ten en cuenta que la batería puede durar menos a bajas temperaturas. Así que, a la hora de preparar tu vuelo, has de considerarlo. También es posible que tarde más en enviar energía, lo que se traduce en una menor respuesta a maniobras bruscas. A la hora de volar un dron en nieve, pues, tendrás que extremar la precaución.

 

Protege tu dron y configúralo correctamente

 

Un consejo es que aísles los componentes electrónicos de tu dron. De esta forma, te asegurarás de que no sufre ningún daño en caso de que entre en contacto con la nieve.

Por otro lado, deberías hacer algunos cambios en la configuración, como activar el Return to Home dinámico. Si no lo haces, y estás en una montaña o haciendo una ruta, te puedes encontrar con que el dron regrese al inicio del camino cuando tú ya estés en otro punto. Con la configuración correcta, tomará como referencia el radiocontrol.

Asimismo, las bajas temperaturas pueden hacer que el dron se comporte de forma diferente. Por eso, lo mejor es que calibres el dispositivo en el mismo punto donde vas a volar.

Estos son los aspectos básicos que has de considerar a la hora de volar en nieve. Por supuesto, también es importante que protejas tus manos de las bajas temperaturas. Así, evitarás que se queden entumecidas y podrás manejar bien los mandos.

¿Quieres convertirte en un experto para verte capaz de volar tu dron en nieve? ¡Descubre nuestro Curso de Piloto de Dron Avanzado!