Volar un dron sobre el agua tiene muchos atractivos, pero también conlleva riesgos que tendrás que controlar. Los planos que puedes grabar en este entorno pueden ser impresionantes, y, claro, también puedes verte en la necesidad de volar sobre agua si usas tu dron para fines profesionales.

Desde Área Dron, te damos algunos consejos para sacar partido a esta experiencia reduciendo al máximo los riesgos. ¿El primero? Revisar que todo funciona correctamente antes de salir y, por supuesto, partir con la batería al 100 %. Para más recomendaciones… ¡sigue leyendo!

Desactiva el VPS* y mantén tu dron dentro del alcance visual

Lo primero que te aconsejamos es que mantengas tu dron a la vista. Ten en cuenta que lo que te parece ver desde lejos, cuando estamos en un entorno acuático, puede ser engañoso. Por eso, lo mejor es acercarte lo más posible al punto donde vas a volar tu dron.

E, igual que los reflejos pueden engañar a tus ojos, también pueden hacerlo con los sensores. Si vas a volar muy cerca de la superficie del agua, te recomendamos desactivar el VPS para evitar accidentes derivados de estas confusiones. Si decides no hacerlo, eso sí, no confíes demasiado en las mediciones de distancia.

*VPS: acrónimos que corresponden a Visual Positioning System (Sistema de Posicionamiento Visual).

Pilotar un dron sobre el agua: una gran experiencia, pero ¡cuidado con los obstáculos!

En el mar o en el río, puedes encontrarte numerosos obstáculos, y uno de ellos son ¡los pájaros! Sí, los pájaros pueden llegar a intentar atacar al dron si vuelas cerca de sus nidos, algo que sucede de forma habitual con las gaviotas. Si te encuentras en esta situación, lo mejor es aterrizar y empezar de cero desde otro lugar.

Por otro lado, tenemos barcos, antenas y rocas. Los primeros, más allá de posibles golpes, pueden desorientar la brújula, por lo que lo mejor es mantenerte alejado. Las rocas, por su parte, pueden provocar salpicaduras que lleguen más lejos de lo que pensabas. Cuanta más distancia, ¡mejor!

El punto de inicio, tú

Importante: configura el Return to Home de forma que el dron regrese a ti, al punto en el que está el control remoto y no a una ubicación fija. Esto es básico cuando despegues y aterrices desde una embarcación. Ten en cuenta que un pequeño movimiento imperceptible podría hacer que el dron choque contra algún elemento más alto del barco y caiga al agua.

Estos consejos te ayudarán a usar tu dron en entornos acuáticos. Sin embargo, sobre todo, ¡empieza volando en tierra! Ten en cuenta que una caída al agua, especialmente si es salada, puede hacer que tengas que despedirte de tu dron. Por eso, empieza por sesiones de vuelo más fáciles hasta que te sientas con confianza para dar este paso.

¿Listo para aprender a volar un dron sobre el agua? Para esto y mucho más, ¡consulta nuestros cursos!