Beneficios del uso de drones en situaciones de emergencia

El uso de drones para todo tipo de aplicaciones es cada vez más habitual. En situaciones de emergencia ya es un hecho. Este tipo de ocasiones, sin embargo, requieren de una formación específica. Por ello es importante realizar un curso de piloto de drones en situaciones de emergencia y seguridad.

Estos dispositivos voladores pueden utilizarse en distintos contextos, pero son especialmente útiles para hallar personas desaparecidas o para extinguir incendios sin poner en riesgo al usuario. Sin ir más lejos, ya hay cursos de drones para bomberos o policías, puesto que es importante que los agentes de seguridad pública se habitúen a utilizar este tipo de recursos.

Los cursos de piloto de drones en situaciones de emergencia te permitirán conocer la reglamentación necesaria, adaptarte a la meteorología, introducirte en la navegación e interpretación de mapas y familiarizarte con a los procedimientos de emergencias.

Beneficios del uso de drones

Los drones son alternativas versátiles, prácticas y polivalentes que ofrecen ventajas evidentes desde su primera toma de contacto:

  • Adaptabilidad. Son herramientas relativamente pequeñas que pueden introducirse en lugares a los que normalmente el ser humano no podría acceder.
  • Grabación y retransmisión. Gracias a las cámaras incorporadas en estos dispositivos es posible observar qué sucede ante el dron en tiempo real para decidir cuál es el mejor procedimiento a seguir y hallar personas u objetos que de otro modo sería imposible encontrar.
  • Autonomía. Este tipo de herramientas no tripuladas solo requieren de un operario especializado que pueda controlarlas con garantías.
  • Bajo coste. Al tratarse de equipos no tripulados, los costes de inversión, mantenimiento y operaciones se reducen considerablemente.

Qué permiten los drones en caso de rescate

Los drones son ideales para realizar tareas de rescate cuando el tiempo apremia y las condiciones de la zona a explorar son adversas puesto que son más rápidos que otras herramientas tripuladas o de mayor tamaño, ya que su maniobrabilidad es mucho más sencilla.

Otro de los factores a tener en cuenta es que los drones cuentan con sistemas de geolocalización, por lo que si el dispositivo fallará por alguna razón el operario podría rastrear su última posición. Esto ayudaría a evitar la pérdida del objetivo.

Algunos drones ya cuentan con cámaras térmicas para, además de sobrevolar la zona, analizar la presencia de fuentes de calor y así encontrar a cualquier persona que pueda estar en peligro.

Estas nuevas herramientas requieren de profesionales que las controlen con eficacia. Es por ello que los cursos para pilotos de drones para emergencias están a la orden del día.

En definitiva, es posible salvar vidas gracias al dominio de estos dispositivos voladores no tripulados.