Los usuarios de drones están de enhorabuena, ya que la nueva normativa europea sobre aeronaves pilotadas a control remoto entra en vigor en mayo. La nueva normativa será más sencilla y flexible, y permitirá que el sector del dron siga creciendo en España.

Para tener una idea de cómo se ha expandido este ámbito en nuestro país solo hay que tener en cuenta los datos que arroja la Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA). Actualmente, en España hay registrados 4.764 pilotos de drones, 5.504 aeronaves de este tipo y 3.629 operadores. Además, encontramos 71 escuelas autorizadas de pilotos de drones (ATOs).

Entre las principales medidas que aportará la nueva normativa encontramos la inclusión de un nuevo marco homogéneo en toda Europa, que incluirá normas, licencias o categorías operacionales, el llamado “U-Space”.

La Comisión Europea introducirá un nuevo conjunto de leyes que permitirán a los drones volar en el “U-Space”, o el espacio regulado por debajo de los 150 metros de altitud. En este espacio, los drones ligeros de menos de 150 kilos serán regulados a través de un control aéreo automatizado. Por último, la Comisión elaborará un registro de todos los drones y sus dueños.

Otra de las novedades es la implementación de un registro de operadores que permitirá facilitar el cruce de datos con otros países, la implementación de matrículas para los drones y la integración de sistemas de ‘geofencing’ para evitar el vuelo sobre zonas restringidas de forma automática. Además, se establecerán categorías abiertas y específicas para los operadores y, en caso de riesgo, categorías certificadas.

Cabe destacar que esta nueva normativa reemplazará a las regulaciones nacionales que afecten a los drones. En el caso de España, estamos hablando del Real Decreto 1036/2017.

Para garantizar la integridad de los drones contamos con sistemas específicos creados para administrar el tráfico de estos dispositivos aéreos como el llamado UTM o Unmanned Traffic Management. Este sistema tiene una estrecha relación con el denominado ‘U-Space’ y cuenta con 4 niveles:

  • U1. Los servicios básicos de ‘U-Space’ son los que permiten a los usuarios y dispositivos registrarse e identificarse, así como integrar el sistema de geofencing. Se trata de la primera fase que veremos tras la aprobación de la nueva normativa europea sobre drones.
  • U2. Los servicios iniciales de ‘U-Space’ facilitan las operaciones con drones y pueden incluir planes de vuelo, permisos para sobrevolar espacios, rastreos de dispositivos, información dinámica del espacio aéreo e interfaces procedurales de control de tráfico aéreo.
  • U3. Los servicios avanzados dan impuso a operaciones más complejas en áreas de alta densidad de vuelo. Pueden incluir la capacidad de administrar y asistir en caso de detección de conflictos y, además, un sistema DAA (Detect And Avoid) automatizado.
  • U4. Por último, los servicios completos ofrecen interfaces integradas con aviación tripulada y cuentan con un alto nivel de automatización, conectividad y digitalización.

Cabe recordar que será a partir de mayo que podremos ver cómo los pilotos y operadores de drones empiezan a aprovechar esta nueva normativa europea sobre drones.